Experiencia en Aix

Dentro de unos dias recalaré en Aix, lugar en el que hace ahora quince años hice mi experiencia llamada experiencia de Mazenod. Que consistío en un retiro y en unas charlas de actualización teológica.

Compartir con otros oblatos venidos de varias partes del mundo: Estados Unidos, Paragy, México, Francia, Inglaterra, Argentina, Chile, etc  fue una riqueza impresionante.

Me sentí como en casa, porque había comenzado a gustar la experiencia internacional como un elemento que determina nuestra vida oblata.

Me encontré bien con mis hermanos de otros continentes y pude experimentar la acogida de todos ellos por un europeo como yo que tenia otras preocupaciones en la cabeza, posiblemente diferente  de ellos pero que en el fondo era mas lo que nos unia que lo que nos diferenciaba.

Nos unia un amor grande a la Iglesia y un amor grande a los pobres, un amor comprometido con los más desfavorecidos y una preocupación grande por la comunidad, ámbito podríamos decir decisivo para nuestra vocación y para nuestra espiritualidad y carisma.

Ahora, quince años despues vuelvo a los origenes de la congregacion, vuelvo a las fuentes de nuevo a beber el agua pura. Vuelvo a conocer la importancia de la comunidad, la importancia del fundador en mi vocacion misionera, la importancia de la comunidad, guiados por la mano esperta de un gran divulgador de la espiritualidad oblata: Fabio Ciardi. OMI

Vuelvo a saborear las mieles de lo que podría considerar nectar sabrosisimo del más mas puro panal: el carisma oblato en todas sus dimensiones.

Despues de haber vivido todos estos años en la brega diaria para hacer realidad nuestro compromiso con la Iglesia, en su dimension más propia de la espiritualidad oblata: la iglesia esposa de Jesucristo, implicada en mostrar a los hombres quien es  Jesucristo.

Si pudieramos resumir nuestro carisma diríamos que ser oblato es pertenecer a una comunidad que quiere hacer vivo y actual el sueño del fundador cuando deseo para los oblatos que vivieran en la caridad completa,  y en el compartir permanente de su vida con los más abandonados, implicados en la vida de la gente a la que sirven, enseñandoles a vivir como Cristo quiso mostrar viviendo en medio de sus discípulos.  Todavia suenan en nuestros oirdos las palabras que nos dirigio el Papa Juan Pablo II en uno de los recientes ultimos capitulos: Nos dijo “está Cristo en medio de vosotros” este es el ideal al que estais llamados, el ideal al que os invita vuestro carisma. Tener siempre en medio de vuestra vida la Enseñanza de Jesucristo. Tenerle a el en medio de vuestras preocupaciones. Y junto a el no podeis dejar de mirar con ojos de hijos a vuestra madre: María Santísima. Ella a la que teneis siempre por madre será para vosotros el modelo en el debeis fijar vuestros ojos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s